Pasar al contenido principal

Un hospital de Madrid transforma residuos alimentarios en energía renovable

El Hospital Santa Elena de Viamed Salud, en Madrid, ha decidido dar un paso a favor de la sostenibilidad creando un sistema que permite convertir toneladas de desperdicio alimentario en una valiosa fuente de energía. Con la instalación de una planta de biogás, se ha convertido en el primer centro hospitalario de Europa en aprovechar sus residuos para alimentar sus cocinas, y reducir así las emisiones de CO2.

La historia detrás de esta iniciativa pionera comenzó en un comité de dirección, donde los líderes del hospital evaluaban su modelo de hostelería y descubrieron la alarmante cantidad de comida que se desperdiciaba diariamente. Ignacio Narváez, director de Ingeniería e Inversiones de Viamed, relata el momento clave: "Tras conocer el dato, pedí a mi equipo ideas para ver qué podíamos hacer". Fue entonces cuando un trabajador sugirió la idea de utilizar los residuos orgánicos para producir biogás, un gas renovable.

Con la colaboración de la empresa especializada Miogas, se embarcaron en la aventura de poner a prueba esta tecnología. La planta de biogás, situada en las cercanías del hospital, se alimenta con los residuos de comida que se generan en el centro, que ascienden a 29 toneladas al año, aun teniendo solo 85 camas. Los números, según Narváez, respaldan la inversión, ya que el biogás producido alimenta durante seis horas al día los fogones de la cocina del hospital, permitiendo la preparación de desayunos, comidas y cenas.

Además de producir energía, el proceso también genera un fertilizante orgánico que se reutiliza en las zonas verdes del hospital, lo que ilustra un ejemplo claro de economía circular.

La iniciativa del Hospital Santa Elena ha llamado la atención de otros centros de salud públicos y privados que buscan implementar tecnologías sostenibles similares. Según Narváez, "ya se han puesto en contacto con nosotros para conocer el proyecto otros centros públicos y privados de muchísima más capacidad". Este enfoque innovador no solo beneficia al medio ambiente sino que también puede generar ahorros económicos a largo plazo, una consideración importante en un momento en el que los precios energéticos están al alza.

La apuesta del grupo sanitario Viamed va más allá de la planta de biogás en Madrid. La compañía se ha comprometido a alcanzar emisiones netas de carbono cero en su cartera de activos para 2030, una década antes de la fecha prevista por su fondo de inversión propietario, Macquarie. Además, están explorando la posibilidad de implementar más centrales de biogás en otros hospitales y, en su centro de Murcia, están evaluando la producción de hidrógeno verde a través de placas fotovoltaicas para calentar agua y obtener oxígeno de alta pureza que podría utilizarse con fines medicinales.

El hidrógeno verde se produce generalmente mediante la electrólisis, un proceso que separa las moléculas de oxígeno de las de hidrógeno en el agua. El oxígeno resultante tiene una pureza del 99%, y Viamed está trabajando en la posibilidad de utilizarlo con fines médicos, contribuyendo aún más a la sostenibilidad y al bienestar de la sociedad en general.

¿Por qué es importante que los hospitales se involucren en iniciativas de sostenibilidad? Además de proporcionar atención médica de alta calidad, los hospitales también tienen la oportunidad de contribuir al mantenimiento del medio ambiente y, por ende, de la sociedad en su conjunto. Como destaca Ignacio Narváez, "cuidando el medio ambiente también mejoramos la salud global de las personas". Los hospitales son grandes consumidores de energía y reducir su huella de carbono es esencial para un futuro más sostenible.

En tiempos de creciente conciencia ambiental y costos energéticos en aumento, la sostenibilidad se ha convertido en una realidad necesaria. Como afirma Narváez, "quien no haya iniciado esta carrera hace unos años, probablemente será apartado por el mercado y tendrá problemas o desaparecerá". El Hospital Santa Elena de Viamed Salud marca un ejemplo claro de cómo un cambio innovador en la gestión de residuos puede llevarnos hacia un futuro más limpio y sostenible.
 

Un hospital de Madrid transforma residuos alimentarios en energía renovable