Bacalao confitado, cachopín con boletus, pitu caleya con verduras: las cocinas hospitalarias se esmeran por Navidad