Niños hospitalizados en Ourense participan en una degustación de gelatinas

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Niños hospitalizados en Ourense participan en una degustación de gelatinas
El jefe de Cocina del CHOU incide en la importancia de "distinguir los diferentes gustos" para "enseñar a comer bien a los pequeños".

Una iniciativa novedosa desarrollada hoy en el Complexo Hospitalario de Ourense (CHOU) acercó a una docena de niños hospitalizados al mundo de los sabores, a través de una degustación de gelatinas para el reconocimiento de los cuatro sabores básicos.

La actividad, que lleva por nombre 'Día do gusto', está organizada por el departamento de Pediatría y el Servicio de Cocina del Complexo Hospitalario de Ourense en colaboración con el Centro de Formación de Empresarios de Hostelería ourensano.

Con las explicaciones previas del profesor del centro de Formación de Hostelería de Ourense, Daniel Guzmán, los pequeños se iniciaron en el mundo de la distinción de los cuatro sabores básicos: dulce, amargo, ácido y salado, a través de un juego que cambió la rutina matinal de los niños hospitalizados en el CHOU.

Así, gelatinas de colores presentadas en diferentes bandejas permitieron que niños y padres reconocieran los gustos que después se presentan en los alimentos.

COMER BIEN

El jefe del servicio de Cocina del CHOU, Tito Guzmán, incidió en la importancia de "distinguir los diferentes gustos" para "enseñar a comer bien a los pequeños". Además, añadió que "los niños sí saben comer", pero "tiene que partir de los mayores enseñarlos a comer debidamente".

Guzmán señaló, asimismo, que para los niños "es importante empezar a distinguir sabores" y enseñarles en "dónde están las diferentes zonas de la lengua que aprecian esos sabores".

El jefe de cocina del CHOU explicó también que las gelatinas "se hicieron en el centro de formación con diferentes sabores y colores para que los niños puedan ir degustando" y así hacer la actividad "más atractiva y didáctica"

Tanto los pequeños hospitalizados como sus padres se animaron a participar en la actividad. Distinguir el ácido y el amargo no es tarea fácil a juicio del docente Daniel Guzmán, quien apuntó que "el dulce y el salado se reconoce prácticamente a la primera", pero que "diferenciar en la parte de la lengua el ácido y el amargo es más confuso tanto para niños como para mayores" hasta requiere "un cierto entrenamiento", matizó.

UBICACIóN

Una de las niñas participantes en la iniciativa identificó los cuatro gustos con sus respectivos colores con la primera cata, y explicó así las zonas en las que se localizan los sabores.

"En la parte de delante de la lengua está el dulce, en los lados está el salado y también el ácido, en la parte de atrás está el amargo y en el centro el táctil", afirmó.

Después de la degustación, los pequeños que se reunieron en la Ciberaula del Hospital Materno Infantil del CHOU, donde pintaron un dibujo en el que se localizaron los cuatro gustos que percibe la lengua.

Fuente: EUROPA PRESS"