Los pacientes de Carlos Haya y el Materno tendrán camas electrónicas

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Los pacientes de Carlos Haya y el Materno tendrán camas electrónicas
Fuente: "NGEL ESCALERA/M"LAGA
(www.diariosur.es)

El hospital ha destinado 1.800 euros a la adquisición de cada unidad Se han colocado en las habitaciones nuevos sillones, taquillas y mesillas de noche para ofrecer mayor confort a los pacientes ingresados y a sus familiares

Los pacientes ingresados en el Hospital Regional Carlos Haya están notando desde hace unos meses una sustancial mejora en las habitaciones que ocupan. El centro hospitalario se encuentra inmerso en la renovación completa de sus más de mil camas. Hasta la fecha, ya se han instalado en los cuatro pabellones que integran el hospital (los dos de Carlos Haya más el Materno y el Civil) 550 camas electrónicas. Cada una de ellas cuesta 1.800 euros. Este cambio del mobiliario se enmarca dentro de los objetivos fijados por la Consejería de Salud para que los hospitales sean más confortables, estén mejor acondicionados, hagan más grata la estancia a los pacientes y éstos se sientan de una forma lo más parecida posible a como están en sus hogares, según explicó a este periódico la nueva gerente de Carlos Haya, María de los "ngeles Prieto.

Además de las camas, el hospital ha procedido a sustituir un mobiliario antiguo y deteriorado por otro nuevo y más moderno. Se han colocado en las habitaciones 1.065 mesillas de noche, 1.065 taquillas y otros tantos sillones para que sean utilizados por los familiares que acompañan a los enfermos.

Inversión importante

Tanto las camas como el resto del mobiliario se han adquirido a través de la modalidad de arrendamiento y mantenimiento por un periodo de cuatro años, con una inversión total que asciende a 2.112.000 euros. "Es necesario acondicionar los hospitales y hacerlos más confortables para los usuarios", defendió la gerente. Ese plan para dotar a Carlos Haya de camas, taquillas, mesillas de noche y sillones nuevos comenzó a principios de año y aún se mantendrá unos meses hasta que se haya procedido a la sustitución total de todo el mobiliario.

Las nuevas camas son electrónicas y mucho más cómodas y manejables. Con un mando, los propios pacientes pueden regular la posición para adaptarla a su gusto y los colchones son antiescaras para evitar la aparición de estas heridas cuando el enfermo está acostado mucho tiempo.

Y es que el propósito final, sintetizó Prieto, es que el paciente esté como en casa. "Hay cosas que en un hospital tienen que estar impecables, como si fuera la casa de los enfermos; y entre ellas están las camas", resumió. La nueva gerente del complejo Carlos Haya argumentó que es preciso pasar de unos hospitales que ofrecen calidad asistencial a los pacientes a otros que, además, dan calidez humana. "Es muy importante que las personas que vienen a ser atendidas se encuentren con un entorno agradable, ya que eso les hará más fácil su estancia", precisó.

Tras asumir la gerencia de Carlos Haya, María de los "ngeles Prieto se ha impuesto como prioridad potenciar el área de atención al usuario. "Vamos a prestar un especial mimo a esas cuestiones, apostando por que los enfermos reciban una atención personalizada que les permita sentirse más satisfechos en el hospital", subrayó.

Para favorecer la mayor comodidad de los usuarios, además de la renovación del mobiliario con camas más manejables, el hospital quiere eliminar las barreras con las que puedan toparse los ciudadanos que acuden a recibir atención médica o de enfermería.

"Es conveniente suprimir las barreras, y no sólo las arquitectónicas, sino también las idiomáticas, culturales y sociales; tenemos que ser capaces de dar una asistencial totalmente equitativa y adecuada a las necesidades de cada persona", recalcó Prieto.

Encuestas

Precisamente, los aspectos relacionados con la hostelería y el confort son los peor valorados por los usuarios en las encuestas de satisfacción que realiza el SAS, en las que las comidas y el deterioro del mobiliario hospitalario suelen constituir las principales quejas. "Eso hay que mejorarlo; los ciudadanos deben sentirse lo más confortable posibles y en un entorno que les recuerde al de sus hogares", sentenció la gerente de Carlos Haya.

Es dentro de esa política de renovación y de ofrecer una mayor comodidad donde hay que situar la adquisición de nuevas camas, automáticas y más acordes a las necesidades actuales de los pacientes.

Otra de las demandas más frecuentes entre los usuarios es el de las habitaciones individuales para disfrutar de una mayor intimidad y tranquilidad durante la estancia hospitalaria. A pesar de que los centros sanitarios regulan las visitas y se procura que no haya más de dos acompañantes a la vez con cada enfermo, es habitual que ese número se rebase, con las consiguientes molestias tanto para los pacientes como para el personal sanitario que les atiende.

Aunque no quiso precisar una cifra concreta, la nueva gerente del complejo Carlos Haya avanzó que se trabajará para conseguir que, dentro de las posibilidades, el hospital cuente con el mayor número de habitaciones individuales."