La opinión de quienes más cuentan

Versión para impresiónSend by emailPDF version
La opinión de quienes más cuentan
El tiempo medio de espera para ser operado, las comidas o la limpieza de las habitaciones son, en general, los principales puntos negros del Hospital Universitario Reina Sofía, según se desprende del último análisis sobre la actividad y calidad asistencial de los 32 hospitales públicos de Andalucía elaborado por la Consejería de Salud.

De los 26 indicadores que se comparan en este balance, 17 presentan un nivel muy parecido al del resto de centros de la Comunidad andaluza, en cinco están por encima y en cuatro por debajo. Entre los aspectos en los que el complejo sanitario de la capital supera el promedio destacan los partos con anestesia epidural, el grado de recomendación del hospital o los reingresos urgentes por la misma patología, mientras que se encuentra por debajo de la media el tiempo de intervención quirúrgica, la cirugía mayor ambulatoria o la satisfacción con las habitaciones y la hostelería.

A pesar de que las interminables esperas para pedir cita o acudir al especialista son algunos de los puntos críticos de los servicios del Hospital Reina Sofía, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en general y la dirección gerencia del Reina Sofía en Particular han trabajado para mejorar la accesibilidad del usuario a las prestaciones hospitalarias.

En el año 2002, el entonces consejero de Salud, Francisco Vallejo, se propuso que ningún paciente tuviera que aguardar más de 180 días para someterse a una intervención quirúrgica, un planteamiento difícil de materializar si se tiene en consideración que las esperas superaban, en algunos casos, el año y medio. La capacidad de trabajo del Reina Sofía logró que se cumpliese con el plazo establecido en octubre de 2002. Además, a finales de 2004 se consiguió el decreto de primeras consultas, que establece un plazo máximo de dos meses para acudir al especialista y en marzo del pasado año se logró que el tiempo para una exploración no superara los 30 días, dos objetivos que han actuado como tensor de la actividad diaria. Todas estas mejoras han dado un giro en la percepción que los cordobeses tienen de su hospital, aunque la valoración global apunta otro cambio en esta línea.

El informe de la Administración coincide casi a ciencia cierta con la percepción que tienen los usuarios de los servicios del Hospital Reina Sofía. Las demoras a la hora de pasar por el quirófano y de acudir al especialista son las críticas más recurrentes. La queja más pronunciada por los usuarios del Hospital Universitario Reina Sofía sigue siendo la tardanza en el funcionamiento de algunos de sus servicios médicos, aunque es cierto que se han dado pasos de gigantes por superar esta realidad. Por el contrario, la calidad de la asistencia sanitaria, el humanismo el cariño que los profesionales ponen en todo lo que hacen y la dotación tecnológica de última generación son algunos de los aspectos a los que los ciudadanos califican con un sobresaliente.

Fuente: eldiadecordoba.com"