Fuenllana, una escuela de hostelería que se expande

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Fuenllana, una escuela de hostelería que se expande
Entre sus alumnas, la primera mujer sumiller en el Ritz, la primera en las cocinas de Zalacaín, la gobernanta en el Hotel Conde Duque y Directora Comercial en el Hotel Villarreal.

La filosofía inicial del Centro Educativo Fuenllana en los 70 fue incorporar a la mujer al campo laboral, con los estudios de Formación Profesional, haciendo compatible su trabajo, casi siempre doméstico, con una preparación profesional más ambiciosa. Después se vio que la mujer estaba subrepresentada en la hostelería madrileña, aunque en el norte era más frecuente verla trabajando en las cocinas de los restaurantes o en sala, y había que trabajar ahí.

Poco a poco los objetivos se cumplieron en las alumnas: Gema Vela fue la primera mujer sumiller que entró en el Ritz; Lara Tercero ha sido la primera mujer en la cocina de Zalacaín; Rafi Prieto llegó a Gobernanta general en el Hotel Conde Duque, y Pilar Cuesta, a Directora Comercial en el Hotel Villa Real. Otras han montado sus propios negocios.

Fuenllana prepara ahora su traslado, el próximo curso, a la zona sur de Madrid, una gran ampliación para una geografía bien poblada y comunicada. Al mismo tiempo se abre una nueva especialidad, Hostelería Hospitalaria, que de momento contará con un título privado. "Se vio que había un hueco notable en este campo y se optó por cubrirlo porque nos parece específico. La doctora Ana Sastre, que fue jefa de Nutrición del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha dirigido la programación para llevar a cabo esta especialidad tan necesaria", declaran la directora de Fuenllana, Victoria González y Carmen Calvo, Relaciones Institucionales, a elsemanaldigital.com

"La Hostelería es una profesión muy creativa, tanto en cocina como en sala y atrae a muchas mujeres", añaden. "En sus dos ciclos, forma muy bien en muchos aspectos. Además de lo estrictamente profesional se les inculca educación humana, protocolos de actuación y de trato, ética profunda y un buen espíritu para contentar a los clientes y darles un buen servicio. El buen trato humano es clave y era algo que se había perdido".

La directora de Fuenllana subraya el empeño, la lucha, de la escuela, junto a otras, para conseguir horarios seguidos y razonables para las trabajadoras en la hostelería, pues muchos establecimientos tienen horarios partidos y dificultan la vida familia. "Lo de trabajar trece horas al día no se soporta.

En Estados Unidos son habituales los horarios continuados, aunque se gane menos. Cuesta mucho luchar con las empresas en este campo pero se están consiguiendo cosas. Ya tenemos restaurantes de prácticas, como el San Celoni del Hotel Hesperia, que nos admiten el horario de diez a seis de la tarde para nuestras alumnas de prácticas".

Fuenllana cuenta con un comedor de martes a viernes, donde se sirven las comidas preparadas en la escuela a los clientes que reserven con antelación. Platos sabrosos de alta cocina a un precio razonable. Se comienza con un cóctel, bien aprendido por las alumnas. El día de mi visita los nombres de los cócteles eran: Caribe, Tropical o Cristal.

Fuente: focos de interes.com
Autor: Julia Sáez-Angulo
"