El Reina Sofía vive una feliz Nochebuena

Versión para impresiónSend by emailPDF version
El Reina Sofía vive una feliz Nochebuena
Más de 800 sanitarios tienen que trabajar esta noche y mañana La cena de hoy para los ingresados en el hospital será a base de caldo, merluza, pavo, piña y mantecados, y habrá menú especial en todos los festivos

Son muchos los profesionales de sectores tan distintos como la sanidad, el periodismo, la seguridad o la hostelería que no pueden pasar los días más señalados de estas fiestas con sus seres queridos por motivos de trabajo. En el caso de la sanidad, en la provincia de Córdoba hay 858 profesionales que trabajarán durante la Nochebuena y la Navidad (668 en hospitales y 190 en los centros de salud). Los empleados que tienen guardia esos dos días en el hospital Reina Sofía, además de tomárselo con resignación, saben que "recibirán un aperitivo frío, a base de langostinos, queso, jamón, más una cajita de dulces, así como también uvas el día de Nochevieja", cuenta el jefe de cocina del complejo, Francisco de la Torre. El chef del Reina Sofía, que se metió en los fogones del hospital hace treinta años, destaca que más importante que los trabajadores son los enfermos, por eso las comidas de estas fechas tendrán un sello especial, adaptado al estado de salud de cada paciente.

Entre todos los hospitalizados el complejo distribuirá más de 4.000 menús especiales, 700 kilos de dulces navideños con y sin azúcar (200 kilos de turrón variado y 500 kilos de polvorones, mazapanes, bombones, almendras rellenas y bolas de coco). Los tres jefes de cocina y los 100 pinches de los turnos de mañana y tarde se afanan para que los menús estén sabrosos. La carta que se servirá a los ingresados en Nochebuena constará de caldo de ave al jerez, lomo de merluza al champán, pavo guisado en pepitoria, piña natural y bolsa de dulces. Por su parte, el almuerzo de Navidad se compone de sopa campesina, huevos escalfados victoria, solomillo serranía, mousse de vainilla almendrada y surtido navideño. Para paladear los siguientes menús especiales habrá que esperar a Nochevieja. En esta cena se podrá tomar consomé de apio, volovant de marisco, tournedor de ternera y de postre tarta de manzana y surtido navideño. Para recibir al 2006 y acompañar las campanadas, el hospital distribuirá 1.500 latas de uvas (para mantener las condiciones de higiene) entre los pacientes y profesionales que se encuentren esta noche en el centro sanitario. La comida del 1 de enero será a base de sopa renacimiento, revuelto de ajetes, centro de pollo princesa y flan tropical. Asimismo, los productos especiales para esta Navidad continuarán la tarde de Reyes con el reparto de 800 roscones de reyes en raciones individuales, mientras que el 6 de enero destacan la sopa costa gaditana, medallón de merluza, entrecot de ternera, brazo de gitano y dulces de Navidad.

Francisco de la Torre resalta que "cada comida se hace con mucho mimo" y añade que "como buen hostelero tengo asumido que hay que trabajar en días en los que la gente está con su familia, pero a los que trabajamos en el servicio de cocina nos gusta mucho lo que hacemos".

En las Urgencias del hospital se trabaja de forma intensa hoy. La diversión no siempre acaba bien y se suelen producir accidentes, atracones y otras descompensaciones que elevan la afluencia de usuarios. Muchos profesionales trabajan más nochebuenas de las que quisieran, pero los festivos se tienen que repartir. Es el caso de la enfermera Charo Torres, adscrita a la unidad de críticos. "En los 16 años que llevo trabajando en las Urgencias del Reina Sofía me han tocado muchas nochebuenas y nocheviejas. Hoy estaré con otras siete enfermeras y cinco auxiliares", expone Charo. A pesar del compañerismo que se vive en esa jornada, "lo peor es cuando llegan pacientes descompensados que viven solos u otros que se han intentado quitar la vida porque llevan mal fiestas como la Navidad. No todo el mundo disfruta estos días".


HASTA TRASPLANTES Un día festivo como el 24 de diciembre se opera también si es necesario y se realizan trasplantes porque curar la enfermedad está por encima de cualquier celebración. Una labor propia del cirujano Pedro López Cillero, que hoy estará de guardia, junto a los doctores Carlos Díaz y Manuel Gómez. Este cirujano expone que "se intenta dar el mayor número de altas posible para que la gente cene en su casa e incluso se les permite que vayan a su domicilio para comer e ingresar de nuevo al día siguiente". En cuanto a la familia, "te echan de menos, pero se van acostumbrando a nuestro trabajo", añade López Cillero.

Fuente: Diario de Cordoba
Autor: M.J. RAYA
Foto: SANCHEZ MORENO"