El Hospital Virgen de las Nieves edita un manual dirigido a los manipuladores de alimentos

Versión para impresiónSend by emailPDF version
El Hospital Virgen de las Nieves edita un manual dirigido a los manipuladores de alimentos
La guía se dirige a facilitar a estos profesionales del centro granadino unas normas básicas para ayudarlos a desempeñar su trabajo con todas las garantías.

La Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital Virgen de las Nieves, de Granada, en colaboración con el Servicio de Hostelería, ha editado un manual de formación para manipuladores de alimentos. El objetivo es ofrecer una información útil y práctica sobre las normas que deben seguir estos profesionales en materia de seguridad alimentaria, lo que constituye la base para que puedan desempeñar adecuadamente sus funciones en el ámbito de la restauración colectiva y manipular alimentos sin riesgo.

Los autores del manual -María Jesús González, Rosario Moreno Torres y Antonio Ruiz Santa Olalla- han pretendido trazar de forma amena y didáctica las líneas básicas que permitan asegurar la correcta manipulación de los alimentos. En este sentido, el jefe de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del centro, Antonio Pérez de la Cruz, ha destacado la importancia de este manual, por cuanto "la alimentación constituye uno de los aspectos más importantes de la vida, ya que en ocasiones constituye incluso una medida terapéutica que permite facilitar la curación".

El manual posibilita tomar decisiones correctas ante las variadas circunstancias que se producen en el trabajo, convirtiéndose en una guía de consulta capaz de orientar al manipulador de alimentos en sus tareas de descubrimiento y aprendizaje. En lo que respecta a su estructura, se divide en dos partes. La primera, de carácter teórico, está dedicada a exponer los riesgos para la salud que pueden derivarse de la contaminación de los alimentos, así como los principios básicos para la prevención de dichas contaminaciones.

Se incluyen también dos capítulos destinados a estudiar aspectos relacionados con la responsabilidad de los manipuladores y de las empresas alimentarias y con la legislación. La segunda parte es fundamentalmente práctica y recoge los principios fundamentales de las actividades correctas de higiene alimentaria.

De este modo, sus principales objetivos son velar por la seguridad del consumidor mediante una correcta práctica de las normas higiénicas de manipulación de alimentos, asesorando a los profesionales que van a realizar dicho trabajo, consiguiendo la máxima calidad posible de los alimentos que llegan al consumidor y promoviendo el control higiénico de las instalaciones. De hecho, está demostrado que la adecuada manipulación de los alimentos, desde que se producen hasta que se consumen, incide directamente sobre la salud de la población."