El Hospital de Elda suspende en trato al paciente, hostelería y limpieza

Versión para impresiónSend by emailPDF version
El Hospital de Elda suspende en trato al paciente, hostelería y limpieza
os más de 200.000 usuarios del Hospital General de Elda-Virgen de la Salud parecen coincidir en suspender al centro tanto en el trato al paciente como en la limpieza y hostelería, según reveló pasado viernes en Petrer el director del centro, Joan Lloret Llinares, basándose los datos de las encuestas semestrales de satisfacción de los últimos cinco años. Por contra, con la largamente demorada ampliación a la vuelta de la esquina, la gerencia del centro prepara un plan estratégico para tres años con la ambiciosa meta de acabar con las demoras en un plazo máximo de tres años, amén de potenciar la formación de profesionales, modernizar todo el sistema informático y simplificar los trámites.
Con franqueza, desmenuzando las evidentes carencias del centro, aunque haciendo valer sus puntos fuertes, Lloret volvió a pormenorizar el aumento cualitativo que supondrá la ampliación, cuya apertura se ha vuelto a demorar hasta final de año aunque sin fecha concreta. Con las nuevas instalaciones funcionando, Lloret espera poder eliminar los puntos negros del Hospital, comenzando por la renovación del sistema informático, al que tildó de "caduco", la rigidez en la gestión económica, que provoca que no se puedan pagar horas extras, o una obsoleta bolsa de trabajo que no proporciona los especialistas adecuados. Según Lloret, en los 26 años que lleva funcionando el centro, se ha conseguido crear un hospital atractivo para el personal sanitario, aunque no se ha logrado que los profesionales se identifiquen con él. El director incidió especialmente en el "trato humano" como punto esencial a mejorar por parte del personal del hospital, siendo que, citando otra vez las encuestas de satisfacción, la inmensa mayoría de los usuarios consideran buena la atención médica recibida. Los pacientes, eso sí, no se quedaron sin un pequeños tirón de orejas. Lloret alertó del peligro que supone para el sistema sanitario que la población no esté lo suficientemente concienciada con la limitación de los recursos, ejemplificando en el caso extremo de los hiperfrecuentadores y "los amigos de la segunda, tercera y hasta cuarta opinión".
La intención, con ese horizonte de tres años a partir de la ampliación, pasa por simplificar las admisiones, eliminar el papel, digitalizar todo el proceso, reforzar la seguridad, apostar por la investigación y hacer del centro un hospital universitario donde formar mejores profesionales facilitando la docencia de posgrado. La accesibilidad de los horarios a los pacientes o el sistema de citación con recordatorio fueron dos de los puntos en los que Lloret hizo especial hincapié, ya que, como reveló, el 20% de las personas no acuden a su cita, incrementando así las esperas.

Fuente: JOSé AGUADO
informacion.es"