La Disfagia Orofaríngea, a tratamiento en el Hospital de Alcalá

Versión para impresiónSend by emailPDF version
La Disfagia Orofaríngea, a tratamiento en el Hospital de Alcalá

II Jornada sobre la Disfagia Orofaríngea, en el Hospital de Alcalá. El centro es pionero en abordar de forma multidisciplinar este trastorno de la deglución de alimentos al integrar los servicios de Otorrinolaringología, Rehabilitación, Endocrinología y Nutrición y al Servicio de Cocina del propio Hospital. Se trata de un trastorno de la motilidad orofaríngea que afecta a la propulsión del bolo, a la reconfiguración orofaríngea durante la deglución o a la apertura del esfínter esofágico superior.

La gerente asistencial de Atención Hospitalaria, Bárbara Fernández Álvarez Robles, ha señalado, tras acudir a esta jornada, “la magnífica labor de este trabajo en equipo” para lograr “un mejor resultado” en salud de unos pacientes “con unas características especiales” y que precisan de “un cuidado especial, en este caso en alimentación”. 

“Es un modelo –ha añadido- del que merece la pena sentirse orgulloso y que además se puede exportar como red colaborativa al resto de Hospitales en los que sea posible hacer esta integración; sobre todo por el cuidado de nuestros pacientes y por compartir el conocimiento y la excelencia en este caso del Hospital Príncipe de Asturias”.

Por su parte, el director gerente en funciones, José Gilberto González Antón, ha destacado cómo se ha consolidado este trabajo de este equipo multidisciplinar hasta convertirlo en un modelo también entre los profesionales de la materia gracias a un programa de rotación semanal por el que han pasado ya cerca de 200 profesionales de centros sanitarios de toda España.

Casos clínicos reales

La Jornada de este año, al igual que el pasado año, ha contado con dos bloques temáticos. En el de por la mañana, se han presentado cinco casos clínicos reales con posterior debate en los que se han explicado diversas realidades y su manejo y evolución. Estos casos clínicos añaden valor al papel del trabajo en equipo en lo que se refiere a la Disfagia Orofaríngea. “Son casos reales que nos han preocupado y de los que nos hemos ocupado con nuestro mejor interés para conseguir el mejor resultado para el paciente y su entorno familiar”, ha explicado Julia Álvarez, responsable del Servicio de Endocrinología y Nutrición del HUPA.

Para finalizar el bloque de la mañana, se ha presentado el trabajo del equipo de Hostelería Hospitalaria del Servicio de Cocina del centro, que ha incluido demostraciones de cómo se puede innovar para hacer más rica y variada la comida al paciente. Además, se ha ofrecido una cata y degustación de las propuestas de dieta hospitalarias de menú de fácil deglución.

Por la tarde, los asistentes a la jornada han participado en tres talleres temáticos y de contenido práctico para el cuidado y atención nutricional de los pacientes con Disfagia. En el primero, han recibido formación de todo lo referente a la alimentación nutricional y al tratamiento nutricional especializado en los casos necesarios, que han completado la sesión del equipo de cocina de la mañana. 

El segundo taller ha sido sobre la higiene oral y medidas del entorno y paciente para una alimentación segura y eficaz. Y, por último, el HUPA ha dedicado el tercer taller a revisar los espesantes, esos aliados necesarios en muchos casos en el tratamiento de la disfagia, herramientas necesarias que permiten modificar viscosidades y texturas y que resulta imprescindible conocer al individualizar el tratamiento del paciente con disfagia.

Un manual con soluciones multidisciplinares  

El Hospital Príncipe de Asturias editó el pasado año el manual “Disfagia Orofaríngea: Soluciones Multidisciplinares”, en el que, a través de sus casi 350 páginas, revisa aspectos clínicos relacionados con el abordaje del paciente con disfagia orofaríngea, dentro y fuera del Hospital (cribado, metodología diagnóstica, tratamiento nutricional y rehabilitación). El valor añadido del libro es el enfoque concreto de sus textos, al contar con detalles prácticos de interés; desde la sospecha diagnóstica hasta el tratamiento, pasando por la puesta en común de la organización de la propia Unidad.

El libro también ofrece ayuda para crear nuevas unidades multidisciplinares de atención al paciente con disfagia orofaríngea. Estas soluciones multidisciplinares sirven para abordar de forma precoz e integral esta afección e implican en la toma de decisiones al paciente hasta conseguir impactar positivamente en la mejora de la calidad del mismo. A su vez, este trabajo convierte a una unidad de este tipo en un equipo con vocación de ser transdisciplinar (la integración del cien por cien del equipo). 

Este concepto de integración total se traduce en que no falte en el libro la aportación indispensable del Servicio de Cocina a través de un compendio de 36 recetas fáciles, con modificaciones de texturas y viscosidades, que permitan compensar a los pacientes de forma segura y eficaz, con recetas que puedan ser reproducidas en otros centros y que aseguren mejorar la alimentación natural de los pacientes disfágicos, según el grado y gravedad de la misma.

La publicación, hecha con la colaboración de Vegenat y la editorial Aula Médica, fue avalada por sociedades y asociaciones científicas como la Asociación de Enfermeras de Nutrición y Dietética (ADENYD), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (SENPE) y la Asociación Española de Hostelería Hospitalaria (AEHH).

Causas de la Disfagia

Las causas de la Disfagia pueden ser de orden estructural y funcional, y derivan en que se alcancen cifras de prevalencia entre el 30-82% de pacientes con enfermedades neurológicas tales como el Parkinson, la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), Alzheimer, accidentes cerebrovasculares y traumatismos craneoencefálicos. Además, se presenta en el 80% de los pacientes que han recibido quimioterapia o radioterapia por tumores de cabeza y cuello, entre el 25% y el 44% de los ancianos ingresados en un hospital.

Las consecuencias de la disfagia orofaríngea determinan su relevancia al condicionar alteraciones en la seguridad y la eficacia en la deglución. La primera condiciona la presencia de neumonías por aspiración que cursan con una elevada mortalidad. 

La segunda determina la presencia de deshidratación y desnutrición, que también inciden en un empeoramiento de la situación clínica del paciente por las comorbilidades asociadas (infecciones, dehiscencia de sutura, retraso de cicatrización, retraso de consolidación de fracturas, úlceras de presión, etc.) y una mayor mortalidad. Por estas razones, resulta imprescindible identificar precozmente a los pacientes para prevenir complicaciones y establecer programas terapéuticos que permitan abordar de forma multidisciplinar este grave problema de salud.

Fuente: 

Dream! Alcalá
dream-alcala.com