Enfermos cinco estrellas

Versión para impresiónSend by emailPDF version
Enfermos cinco estrellas
Fuente: idealdigital
Arzak dice que hay que eliminar el tópico de que en los hospitales se come.mal en la inauguración de las V Jornadas Gastronómicas Hospitalarias

ANTE una mesa repleta de magníficas viandas mañaneras, los organizadores de las V Jornadas Gastronómicas Hospitalarias se mostraban de acuerdo: Hay que acabar con esos tópicos que de que en los hospitales se come muy mal y de que un enfermo debe de comer cosas sin sabor y consistencia. "Yo creo que si a un paciente se le da de comer bien, además de que le alegra la jornada puede estar menos días hospitalizado". Eso dijo nada menos que Juan María Arzak, el popular cocinero vasco convertido en la estrella de estas jornadas que organiza el Hospital Universitario Virgen de las Nieves. El gastrónomo granadino Pablo Amate abundaba en la comida, perdón, en la idea: "Cuando mejor coma un enfermo encamado antes se va a su casa". "Gracias a Dios se está terminado con esa costumbre de llevarle a escondidas papelillos de jamón a los enfermos", dijo el cocinero vasco.

El director gerente del hospital, Enrique González, aseguró que en los hospitales es muy importante la labor de los médicos y de las enfermeras, "pero también el de los cocineros, que muchas veces ni los tenemos en cuenta. Su labor es importantísima. Hay muy buenos profesionales en las cocinas de los hospitales cuya labor pasa desapercibida, por eso creemos que jornadas como estas son un revulsivo para ellos".

El director gerente destacó que el Hospital Virgen de las Nieves tiene concedidas tres normas ISO de calidad: en la gestión medioambiental, en la compra y almacenaje y en la cocina. Remató su intervención diciendo que aunque es muy difícil hacer un menú para seiscientos enfermos con menús variados, desde el centro se está consiguiendo dignificar la comida que sube a las habitaciones.

Juan María Arzak mostró su admiración por los cocineros de los hospitales: "Esto de dar de comer a los enfermos y darles un rato de felicidad es la pera. Si alguien está 'jorobao' y puedes subirle la moral con un buen menú, puede llegar a ser una labor meritoria e importante".

El cocinero vasco es de los que cree que la cocina debería ser una asignatura del Bachiller, lo mismo que la Historia o las Matemáticas, y que una de sus funciones en esta vida es la de dar a conocer aquellos guisos que pueden resultar más gustosos y beneficiosos para los comensales cuando estos pasan por problemas de salud. "Me llaman para hacer menús para personas con colesterol, o para diabéticos, aunque para mí los más difíciles de hacer son comidas para celíacos, los pobres no pueden comer casi nada".

Por las cocinas

El famoso cocinero dedicó parte de la mañana a visitar las cocinas de los hospitales de Traumatología y del Virgen de las Nieves, donde dio algunos consejos a los cocineros y aprendió cómo se cocina sin sal, tal y como se hace en los hospitales. "La falta de sal es algo a lo que se acostumbra pronto la gente. El paladar es muy condescendiente con ese ingrediente, no es lo mismo que por ejemplo el ajo y el aceite, que para mí son dos componentes imprescindibles en las recetas".

Arzak dio consejos de cómo eliminar los olores estáticos de las cocinas en las que se elaboran platos para muchas personas y dio el visto bueno del menú que ayer se preparó: embutidos granadinos y sopa de pimientos y tomates de primero, lomo de truchas con habas y jamón de segundo y milhojas de crema y dulce de membrillo de postre. El menú fue elaborado por el Restaurante Puerta Elvira, cuyo responsable, Antonio Fernández Santoyo es otra de las almas de estas jornadas."