¿Qué va a querer para comer?

Versión para impresiónSend by emailPDF version
¿Qué va a querer para comer?

El Hospital Clínico acaba de implantar una herramienta pionera que permite a los pacientes con dietas normales elegir su comida y su cena entre tres primeros platos, tres segundos y tres postres

 

¿Se imagina que estando ingresado en el hospital pudiera elegir cada día el menú que quiere para comer y para cenar de entre una variedad de tres primeros, tres segundos y tres postres? Pues eso es ya una realidad en el Hospital Clínico San Cecilio, que acaba de terminar de implantar la elección de menú para las dietas basales (las normales) en todos los servicios y áreas de hospitalización. 

 

En principio esta oferta de menú es sólo para los pacientes que no tienen una restricción o indicación médica en su dieta, lo que se conoce como las dietas basales, que suponen el 55% del total de dietas que se dan en el hospital frente al 45% de las terapéuticas. En el futuro se podrá extender al resto de dietas médicas aunque su variedad (más de 30) complica la expansión de esta innovación, que ha sido posible gracias a la implantación de la herramienta informática de gestión de hostelería Linka. 

 

A final de octubre comenzó a implantarse y el 3 de diciembre terminó su expansión a todos los pabellones. En el tiempo que lleva activo, los pacientes no dejan de sorprenderse y de felicitar por la iniciativa, más propia de un hotel de cuatro estrellas, como algún enfermo refiere. 

 

El funcionamiento es muy sencillo. Cada mañana después del desayuno dos pinches de cocina cogen su tableta en la que descargan toda la información sobre los pacientes que tienen derecho a elegir menú en base a su dieta. El hospital ha formado a cuatro pinches en el uso del sistema y habilidades de comunicación. Son Encarnación Luque, Matilde Ruiz, María Dolores Cobos y Yolanda Fontaner. 

 

Una vez que conocen todos los pacientes con dieta basal que hay ingresados en el hospital y en qué planta y habitación están, comienzan una ruta para visitarlos a todos. Lo que plantean es tres primeros, tres segundos -para los que también pueden elegir guarnición- y tres postres. En el mismo acto también pueden elegir la cena. Y sus menús personalizados los disfrutarán al día siguiente -para que dé tiempo en cocina a prepararlos-, por lo que cada día de ingreso podrán saber y elegir por apetencia o gusto su comida. 

 

Un ejemplo. Según los menús organizados por el servicio de hostelería -cada quince días se repite- un paciente podrá elegir entre un cocido, un hervido de pollo o judías verdes rehogadas de primero; pescado frito en adobo, merluza a la plancha o chuletas de cordero empanadas -con guarnición de ensalada, arroz blanco o patatas fritas- de segundo y fruta del tiempo, manzana asada o yogur de postre. Para la cena, sopa de picadillo, crema de calabacino o sopa juliana de primero; pechuga en salsa, tortilla de patatas o lenguado a la plancha de segundo y fruta, melocotón en almíbar o natillas de postre. Otro día se podrá ofrecer, por ejemplo, macarrones boloñesa, cazuela de fideos con pollo y sopa de fideos de primero; ternera empanada, tortilla de patatas y ternera en salsa de segundo para el almuerzo y tres tipos de sopas, pollo, lenguado o tortilla de jamón para la cena. 

 

Una vez seleccionado el menú, las pinches descargan los datos en el programa informático de forma que el servicio de hostelería sabe qué preparar para el día siguiente. 

 

El director de Servicios Generales del Clínico, Manuel Díaz, aseguró que se trata del primer hospital que pone en marcha este sistema y que en ningún caso supone un incremento presupuestario ya que "los platos que se proponen están hechos con los productos con los que se hacen el resto de dietas, por lo que si un día se ofrece pescado es que también las dietas terapéuticas tendrán pescado, lo que varía es la forma de cocinarlo".

Fuente: 

Fuente: granadahoy.com